(561) 806-9088

Jonathan Moya Ministries

Evangelista/Conferencista Internacional

LEARN MORE

Conocenos

Nació en República Dominicana en el 1984, a los 8 años fue electrocutado por una nevera descompuesta. Sus pies quedaron abiertos después de ese incidente pero el perdedor no murió sino que vivió. Luego de mucho tiempo finalmente Dios le curó las heridas que no sanaban, esto ocurrió en una vigilia en la iglesia que sus padres pastoreaban. Después de un tiempo a los 12 años rumbo a la iglesia que estaba en construcción, aconteció que llevando madera para hacer los columnas del templo se cayó de una camioneta en movimiento, cuando las maderas comenzaban a resbalar. El perdedor no se lastimo sino que se levantó del suelo y se limpió el polvo pero cuando alzó la cabeza una viga que estaba cayendo de la camioneta le dio un duro golpe en la cara casi dejándolo siego. Le partió el ojo izquierdo, pero el perdedor se pudo recuperar por completo gracias a Dios. Después de todo eso el perdedor salió de República Dominicana hacia los Estados Unidos de América. El perdedor pensó que todo sería color de rosa en USA pero no fue así. Pasaron varios años de estar en USA cuando un accidente automovilístico le quita la vida a uno de los pastores más cercanos de su padre, el perdedor estaba en ese vehículo y fue el único que no sufrió ninguna herida de las 7 personas que se encontraban en ese vehículo. Al poco tiempo el enemigo ataco su casa y sus padres se divorciaron, esto causo que todos sus pensamientos y todas sus creencias en Dios se pusieran en duda. Esto lo llevo a cometer errores tras errores, se descarrió, anduvo en vicios de alcohol drogas y hasta la cárcel llego a estar. El perdedor se sentía vacío por dentro se sentía que no pertenecía a las fiestas ni a las discotecas donde sus "amigos" estaban el decía dentro de sí, yo no pertenezco a este lugar me siento fuera de todo esto, esto no es lo mío. Cuando un día se encontró con un pastor muy amigo de su padre. Que le dijo; hijo ve a la iglesia la fe viene por el oír. Sólo ve y escucha, decidió ir continuo visitando se fortaleció. Regreso a la iglesia donde conoció a una joven muy hermosa y si te soy honesto esto lo mantuvo firme llegando a la iglesia todos los días de servicio solo por ver a esa hermosa joven, sin saber que Dios la estaba utilizando para que el perdedor hiciera raíces y ya no vaya a la iglesia por esa joven sino por Dios, y así fue. El perdedor se casó con esa joven y tuvieron dos preciosas criaturas un niño y una niña. El perdedor sabe muy bien cuando Dios le dice hazlo, Dios le dirigió hacia una nueva vida y creyéndole a Dios emprendieron camino hacia otro estado. Cuando muchos de lo que los rodeaban les decían que no! No era el tiempo de Dios el perdedor ya sabía todo lo que la gente le diría pero que tenía que perder si ese era su nombre el perdedor. Dijo; yo me voy creyéndole a Dios! Así lo hizo y hoy día vive con su familia y tienen un ministerio llamado Alabastro el cual Dios ha puesto en sus manos. La historia de este perdedor se continúa escribiendo día a día. Porque para el mundo tu puedes ser un perdedor pero para Dios, eres un guerrero que no importa lo que tenga que pasar, Siempre se levanta y sigue el blanco de la soberana vocación.



Te Has Preguntado Quien Es Jonathan Moya? Bueno, Esos Son Algunos De Los Recuerdos De Mi Niñez. Las Raíces De Un Arbol Muy Profundo En Dios. 

Fuimos Desde Muy Temprana Edad Encaminados En Un Camino Sin Retorno, A Dios Sea Toda Gloria Y Honra Por Los Siglos De Los Siglos. Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Prov. 22:6